Cloroformo inicia su temporada en Canal 5

Dos hombres se enfrentan sólo con los puños sumergidos en guantes, con los que tiran golpes a su contrincante para demostrar su fuerza, potencial, rapidez e inteligencia mientras suena la campanada que marca cada round y hace del enfrentamiento una lucha también contra el tiempo, la edad y el aplauso, o abucheo de los aficionados que gozan del encuentro.

El espectáculo termina con las manos levantadas o una toalla tirada en el cuadrilátero. Así como sucede en la vida de cada pugilista en las calles, donde los golpes son cada vez más fuertes y las lesiones traspasan la piel.

Ambas caras de la moneda de aquellos que se dedican al box serán expuestas en la serie de ficción Cloroformo, dirigida por Gustavo Loza, el mismo creativo detrás de otras producciones como Los héroes del norte, El albergue y La clínica, las dos últimas transmitidas por Cadenatres.

Cloroformo, que se estrena hoy en televisión abierta a las 22:00 horas, tocará los recovecos de la vida de los boxeadores, en la que no todo es fama y dinero, sino que su cuerpo está de por medio, no sólo dentro de las cuerdas, sino también afuera del ring.

Durante una visita a las instalaciones de Excélsior, los actores Osvaldo Benavides y Gustavo Sánchez Parra, quienes protagonizan la serie, revelaron los pormenores y satisfacciones a las que se enfrentaron al ponerse en la piel de dos pugilistas opuestos entre sí: Joe, un mirrrey joven, socialité y adinerado, y Gomorra, un boxeador mayor que ha combinado el deporte, el delito y la soledad toda su vida.

“Es impresionante ver cómo los boxeadores terminan su carrera y es un periodo de tiempo muy corto en el que tienen que ganar un campeonato mundial.

“Para eso trabajan mucho y deben tener hambre de ganar, aunque tengan hambre de comer, pues no saber administrarse es una constante. Aunque entrenan mucho para subirse al ring, no están preparados para lo que pasa debajo. Muchos terminan con problemas de habla, vista, la cara deformada, artritis y es duro ese sacrificio en su vida cotidiana”, afirmó Sánchez Parra a Función.

Ambos actores fueron entrenados por el ex campeón mundial Ramón Euroza y asesorados por José Pipino Cuevas, en el gimnasio donde también entrena Gustavo Loza, creador de esta historia de 13 episodios en la que también participa el doctor Alfonso Morales, uno de los narradores de este deporte.

Osvaldo Benavides, quien actualmente participa en la obra de teatro Las obras completas de William Shakespeare (abreviadas), destacó que antes de la serie no dimensionaba el esfuerzo de aguantar una pelea, más allá de ganarla.

“Ahora que entreno y que empecé a hacer sparring me di cuenta que los boxeadores son superhumanos (sic), atletas de alto rendimiento. Cuando me subí a marcar golpes al ring entendí realmente lo que es y admiro a todos los que aguantan una pelea, pues no es nada fácil, son muchas horas de preparación.

“Yo no era un aficionado muy clavado del box, pero poco a poco me fui sumergiendo más y encontrándole el encanto. Quizá veía la tranza a la hora de decidir las peleas y no quería ver el deporte, pero ahora sé que son dos hombres partiéndose la madre, es lo bonito de este brutal y emocionante espectáculo”, expresó Benavides.

En la serie mexicana también participaron boxeadores reales como El Terrible Morales, Manos de Piedra Durán, Mike Tyson, Julio César Chávez y El Canelo Álvarez, entre otros, con los que los actores no sólo se enfrentaron, sino que tuvieron la oportunidad de ganarles. La pelea televisiva inicia hoy.

Banner 2