Cómo reconquistar un hombre…sin parecer una rogona

Partes con ventaja. Él se enamoró de ti, por lo que está claro que hay muchas cosas que le atraen de tu persona. Teniendo en cuenta esta premisa, antes de lanzarte a la “reconquista” tómate un tiempo de reflexión y piensa en qué falló en vuestra relación y en si, verdaderamente, quieres volver con él por amor. Las rupturas siempre son dolorosas y tienes que tener claros tus sentimientos para evitar cometer un segundo error. Si sólo quieres recuperarlo por despecho, celos, o simplemente porque no encuentras nada mejor, piensa dos veces si realmente merece la pena.

Si tras esta reflexión estás segura de que él es el hombre de tu vida, tendrás que ir paso a paso hasta conseguir daros una segunda oportunidad.

Él también necesitará su tiempo, ¡dáselo! sobre todo, no le agobies con llamadas o mensajes (no hay nada peor que una ex pareja “pesada”). Seguro que tras la separación él también recordará los buenos momentos que pasásteis juntos y se preguntará cómo te va, si tienes una nueva relación… deja que te eche de menos.

Por otra parte, aunque mantengas una estudiada distancia, tienes que procurar no perderle “la pista”. Si desapareces totalmente de su vida por demasiado tiempo corres el riesgo de que se olvide de ti. En este sentido, los amigos comunes pueden ser tus mejores aliados. Una cena en grupo en la que coincidáis, una fiesta, una actividad que practicábais juntos…

Cuando vuelvas verle en estas primeras ocasiones, tu imagen y tu actitud tienen que llamar su atención y conseguir despertar en él nuevamente el deseo de acercarse a ti. Apuesta por un cambio de look. Este pequeño truco resulta infalible. Por una parte, si tú te ves guapa te sentirás más segura y animada y, por otra, él te encontrará diferente y harás que se dispare su curiosidad. Un poco de “misterio” siempre resulta atractivo.

Gtres
Pasado un tiempo prudencial, ese primer encuentro es muy importante y el inicio, acertado o no, de una conversación puede determinar el futuro de vuestra relación. No es sencillo, pero tienes que controlar muy bien la situación. Muéstrate cordial pero no excesivamente interesada en su nueva vida sin ti. Por supuesto, olvídate de hacer cualquier tipo de reproche o de mostrarte dolida y triste porque ya él no está contigo. Tampoco se trata de aparecer eufórica y con un comportamiento exagerado, ante todo naturalidad y, ¿por qué no?, un poquito de indiferencia. Deja que sea él quien proponga la idea de tener un segundo encuentro donde podáis hablar con tranquilidad. No cierres la puerta a esta posibilidad pero tampoco le digas sí a la primera (ahora tienes otras prioridades y nuevos amigos).

Ya has captado nuevamente su atención, pero recuerda que si quieres recuperarle tendrás que volver a ser la persona de la que él se enamoró. Rememora los inicios de vuestra relación y compáralos con los momentos finales ¿qué cambió? Tal vez él se alejó de ti porque, sin darte cuenta, descuidaste aquellos aspectos que le gustaban de tu persona. Si es así, la solución está en tus manos. Vuelve a ser alegre y divertida, o a ser la más coqueta, la más romántica o la más comprensiva… que se dé cuenta que sigues siendo la mejor para él.

No te precipites. Mantén durante un tiempo una relación de amistad antes de intentar dar un paso más para convertirla en sentimental. Dale su espacio y aprovecha para disfrutar tú también de tu nueva situación sin pareja, saliendo con amigas/os pero sin cortar totalmente el contacto con él. Tiene que volver a descubrir tu encanto y tus virtudes y sentir temor ante la posibilidad de perderte para siempre.

Procura que te vea estupenda, segura, tranquila y feliz. Una persona negativa, desesperada o que sólo cuente penas y tristeza resulta muy poco atractiva.

Si el acercamiento continúa y se produce la ansiada reconciliación llega el momento de la sinceridad, de hablar de los errores cometidos, de lo mucho que os habéis echado de menos y de los nuevos proyectos para que, así, esta segunda oportunidad sea todo un éxito.

?>