Lees todo lo que cae en tus manos sobre el embarazo, y tus amigas y familiares te comentan cómo vivieron ellas la gestación. Pero sabemos, por las cartas que nos envías a la redacción de Padres e hijos, que hay cambios que experimenta el cuerpo sobre los que no se suele hablar, quizá porque se consideran más íntimos y personales. Te contamos lo que puedes hacer para controlarlos.
Saliveo en exceso María
Los cambios hormonales que vive tu cuerpo, te pueden provocar salivación abundante, un síntoma temprano que, por lo general, desaparece a partir del cuarto mes de gestación.
Puedes controlarlo comiendo con frecuencia (algo saludable) o bebiendo agua con limón. El chicle y los caramelos son una buena opción.
¿Por qué sudo tanto? Carla
El sudor es un síntoma molesto, pero beneficioso, ya que contribuye a limpiar el organismo y a mantener constante la temperatura del cuerpo, que sube a causa del aumento del riego sanguíneo durante el embarazo.
Lávate con jabón neutro, especialmente en los pliegues, para evitar irritaciones. Bebe líquidos en abundancia. Prefiere las prendas de algodón, pues favorecen la transpiración. Utiliza crema hidratante para prevenir el picor. Con estos remedios pondrás fin a tu problemita.
¡De repente, me he llenado de granos! Paty
Aunque lo más común es que el cutis se muestre radiante durante el embarazo, por desgracia no siempre es así. Puede ocurrir que la piel reaccione a los cambios hormonales y aparezcan granos en la cara e incluso picores en el cuerpo. También son frecuentes las manchas irregulares de pigmentación en las gestantes de piel morena.
Aplica a menudo leche hidratante en las zonas afectadas para reducir el picor y protégete del sol con bloqueador. Esta alteración desaparecerá a los pocos meses del parto.
No te asustes ante los cambios. Son trastornos normales y pasajeros, propios del embarazo.
Tengo muchos gases Beatriz
A medida que avanza la gestación, la hormona progesterona relaja los músculos intestinales y el útero desplaza el estómago. Por estos motivos, los gases se acumulan en el intestino y provocan hinchazón y dolor.
Procura disminuir la ingesta de alimentos flatulentos ?como la col, el brócoli o la coliflor?, las frituras, picantes, especias, bebidas gaseosas y los hidratos de carbono presentes en la pasta o las legumbres. También te ayudará a reducir notablemente las molestias tomar infusiones de hinojo, masticar despacio y salir a caminar unos minutos después de cada comida.
Me hago pipí cada que estornudo Beatriz
Desde el inicio de la gestación la mujer siente ganas de orinar más a menudo. Es una forma de ayudar al organismo a eliminar las toxinas acumuladas en los tejidos. Al final, la presión del útero sobre la vejiga y la relajación de los músculos pélvicos pueden ocasionar pequeñas pérdidas de orina al reír, toser o estornudar.
El problema suele desaparecer tras el parto. Para evitar las pérdidas, haz pis a menudo (aunque no sientas ganas) y practica ejercicios que fortalezcan el suelo pélvico. Si las pérdidas son constantes y no distingues si se trata de orina o líquido amniótico, consúltalo con tu ginecólogo.
¿Por qué tengo los genitales hinchados? Miriam
La presión del útero sobre las venas hace que la sangre se acumule en la zona vulvar, provocando una sensación de pesadez e incluso la aparición de varices. Cargar peso o engordar mucho puede agravar las molestias. También es habitual que notes un oscurecimiento de los genitales y los pezones, porque los cambios hormonales aumentan la producción de células pigmentarias.
Procura no cargar mucho peso, engordar solamente lo necesario y no estar demasiado tiempo de pie, para reducir la sensación de pesadez en los genitales. Estos volverán a su estado natural después de dar a luz.
¿Cómo puedo aliviar las hemorroides? Carmen
El estreñimiento, normal en el embarazo, y la presión del útero sobre el aparato digestivo pueden inflamar las venas que rodean el ano, sobre todo en el último trimestre, cuando la presión es mayor, llegando a causar dolor e incluso sangrado. Las hemorroides pueden remitir o no tras el parto, aunque no molestan si se cuidan bien.
Puedes aliviar los molestos síntomas con baños de agua fría o colocando hielo en la zona afectada con el fin de reducir la vasodilatación. Para que no aumenten con los pujos del parto sigue una dieta rica en fibra, bebe al menos un litro de agua al día y camina una hora diaria.
Antes de dar a luz, tus senos ya empiezan a producir calostro. Por eso es probable que un día descubras un goteo en tus pezones.
¿Por qué veo peor? Mónica
Las mujeres que padecen una retención importante de líquidos pueden ver afectada la nitidez de su visión, de forma que parece que ven algo borroso en ocasiones.
Tips: consulta al oftalmólogo y al ginecólogo antes de comprarte unos lentes nuevos, ya que estos cambios suelen ser pasajeros y desaparecen con el nacimiento de tu angelito.
Tengo más flujo vaginal y me da comezón Emma
Las hormonas pueden aumentar la cantidad de flujo, sobre todo en el tercer trimestre. Es normal mientras sea de color blanquecino y no desprenda un olor desagradable. El picor en la zona externa de la vagina puede deberse a un exceso de higiene con jabones fuertes, que la deshidratan.
Te aconsejamos que acudas al ginecólogo si las secreciones adquieren un tono verdosos o huelen mal, o si percibes comezón dentro de la vagina. Pueden ser los síntomas de una infección vaginal que requiere tratamiento. Mientras, lávate sólo con agua y utiliza ropa interior de algodón 100%.
¿Por qué mis pechos tienen leche? Carla N.
«Me falta un mes para dar a luz y, sin embargo mis pechos segregan un líquido amarillento, parecido a la leche. ¿Debo consultárselo al médico?»
A partir del sexto mes de gestación los pezones pueden empezar a segregar leche. Son gotas de calostro, el primer alimento para el recién nacido, rico en anticuerpos que lo protegen de infecciones.
Tip: si la secreción es abundante, usa discos protectores para la lactancia por debajo del brasier. Así, no mancharás la ropa. Mantén secos los pezones para prevenir molestias.
¿Es lógico el aumento del deseo sexual? Silvia
«Aunque mis relaciones de pareja siempre han sido buenas, desde mi embarazo estoy mucho más efusiva?. ¿Es a causa de las hormonas o sólo me ocurre a mí?»
La revolución hormonal puede provocar que aumente o disminuya la libido. Muchas mujeres suelen sentir una ternura especial hacia su pareja, especialmente durante el segundo trimestre, cuando la zona pélvica está muy irrigada de sangre y se vuelve más sensible. Algunas, incluso, reconocen experimentar en esta época su primer orgasmo. Pero también puede ocurrir que el deseo disminuya, sobre todo en los últimos meses de gestación, cuando la embarazada necesita concentrarse más en el bebé.
Tips: déjate llevar por tus impulsos. Puedes mantener relaciones sexuales durante todo el embarazo, a no ser que el médico las desaconseje por alguna complicación específica (como el sangrado vaginal o un problema en la placenta). Elige posturas que no presionen tu abdomen. Puedes colocarte encima de tu pareja (sentada o acostada) o ponerte de lado y que él abrace tu espalda.